Traducción de texto original de Robert Breedlove publicado el 11/30/20

La esperanza nos hace avanzar, y nuestros valores marcan el camino. El dinero está destinado a ser un refugio seguro para el valor económico — no una causa constante de estrés, preocupación y atrapamiento, como lo es en el mundo de hoy. Un dinero fundamentalmente deshonesto, la moneda fiat arruina nuestras relaciones con la entropía intrínseca de la naturaleza y nuestros semejantes. Para rejuvenecer la esperanza de una acción humana más armoniosa en el mundo, debemos poner nuestra vista en los invaluables objetivos del dinero honesto, el espíritu emprendedor y civilización.

Image for post
Image for post

La esperanza es el viento

La esperanza es el viento que nos lleva adelante: una actitud para actuar en lugar de la desesperación. La mayor parte de nuestras vidas las pasamos navegando desde “lo que es” a lo que creemos que “debería ser”, cada uno de nosotros trazando nuestro camino por lo que percibimos como valioso. El estado ideal hacia el que nos movemos (con suerte) cada vez más cerca es la búsqueda de nuestro propio potencial — un horizonte aparentemente cada vez más lejano sin importar cuán ricos, aptos o queridos lleguemos a ser. El verdadero progreso sólo es posible tomando acciones guiadas por valoraciones claras. La acción es como una hoz que separa el proverbial trigo (el valioso) de la paja (el sin valor). A veces, podemos perder la esperanza, pero siempre podemos redimirla a través de la acción.

Image for post
Image for post
La “S” icónica de Superman es un símbolo de esperanza. Como el padre adoptivo de Superman le dijo una vez: “La esperanza es como las llaves de tu coche, fácil de perder, pero si buscas un poco es probable que la encuentres de nuevo”.

Abarcando el eterno golfo entre el “aquí y ahora” y “un mejor mañana” hay un ilimitado océano de espacio tiempo. Todos los objetivos de nuestras acciones sólo pueden apuntar a otros lugares y otros tiempos. A medida que navegamos por los tormentosos mares espacio-temporales hacia nuestros destinos deseados, inevitablemente nos encontramos con estresantes imprevistos, contratiempos y desafíos. El dolor — la base indiscutible del ser — se agudiza cuando las consecuencias de nuestras acciones se desvían de nuestros objetivos. Hamartia-esta tendencia a “errar el tiro” tan fundamental para nuestra naturaleza humana pecaminosa — se extiende precisamente porque nuestro universo es de entropía.

La entropía es incertidumbre, aleatoriedad y desorden; se desprende naturalmente de la realidad y destruye las obras del hombre con el tiempo (simplemente pregúntele a cualquier propietario de una casa). Fortificándonos del caos omnipresente de la naturaleza dentro de sistemas hechos a mano de orden socioeconómico, nos distinguimos como humanos construyendo civilizaciones. Sin embargo, el florecimiento humano sólo puede existir a lo largo de un filo de orden y caos. Los encuentros con la entropía son la única forma en que podemos crecer más fuertes, más rápidos y más inteligentes — de hecho, tal adaptación a las muchas tribulaciones de la vida es nuestra única esperanza de ser mejores. La hormesis asegura que la vida mejora su bienestar ambiental a través del fracaso, de ahí el viejo adagio “lo que no te mata, te hace más fuerte”. Las lecciones recogidas en nuestras disputas con el caos están estructuralmente incorporadas en la ley y el orden creados por el hombre. En términos Talebianos: la fragilidad individual es inseparable de la antifragilidad de conjunto. La adversidad nos hace avanzar. Sin las aguas agitadas de la vida, nuestras verdaderas competencias nunca podrían emerger, ni nuestras civilizaciones prosperarían. Como dice el antiguo proverbio africano:

“Mares tranquilos no hacen marineros hábiles”

En la modernidad, la institución dominante en el mundo son los bancos centrales; su (aparente) propósito es “suavizar los mares” de los mercados imponiendo la estabilidad de los precios y un bajo desempleo. Este propósito erróneo inflige depravación a los participantes en el mercado robándoles los factores de estrés críticos necesarios para el aprendizaje y el desarrollo de la competencia. El hecho de cortar a los emprendedores los flujos vitales de información generados por una exposición bien medida a la entropía provoca una distorsión de los precios, la interrupción de la innovación y la supresión de la habilidad. La elevación de la condición humana se logra mediante avances en la ingeniería, no en el arte político. Las maquinaciones políticas sólo pueden repartir el botín generado por nuestro ingenio. La innovación es el desencadenamiento de la creatividad humana, los frutos del espíritu empresarial, y la restauración de la esperanza cuando los sistemas de orden anteriormente beneficiosos nos fallan. La experimentación en el oscuro laboratorio de lo desconocido es la única manera en que podemos obtener iluminación. La naturaleza es aterradora y volátil, pero también es el territorio inexplorado donde cazamos para enriquecer el tesoro de conocimientos de la humanidad.

Image for post
Image for post

Cazadores de Tesoros

La vida bien vivida es una serie de expediciones para desarrollar habilidades. Antes de cualquier embarque debemos fijar nuestro destino: una determinación precisa de dónde queremos ir. La determinación del destino es una decisión inherentemente subjetiva y basada en valores. Equipados con las pautas de motivación codificadas en nuestros sistemas de valores, fijamos nuestro objetivo y zarpamos. Nos anima la esperanza de que nuestro ingenio, habilidades e instrumentos se hagan realidad en nuestro viaje. Cuando nos enfrentamos a cursos de acción ambivalentes, tomamos el camino percibido como el más progresivo hacia nuestros valores. Como los mapas celestiales de la acción humana, nuestros valores son esquemas de comportamiento moral que pretenden guiarnos a través de las inexorables ambigüedades, complejidades y compensaciones en nuestras circunnavegaciones a través de los tempestuosos mares del espacio tiempo. La constitución de esta cartografía de la acción es la respuesta a uno de los más antiguos misterios de la vida:

¿Por qué la gallina cruzó la calle? Porque la gallina decidió que estar del otro lado era más valioso.

El mapeo de nuestros valores es un mapa de la conciencia, un entrenamiento de la brújula moral, y un ajuste de las velas hacia los resultados que finalmente deseamos. Al establecer una jerarquía inquebrantable de valores personales estamos aceptando los sacrificios necesarios para avanzar. Todos los individuos e instituciones son finitos. Ninguna entidad puede lograr todos los objetivos. La vida es una serie de decisiones en las que enfrentamos equilibrios y costos de oportunidad. Como individuos e instituciones, elegimos un único curso de acción con la necesaria exclusión de todos los demás: una regla de la realidad más allá de la excepción, incluso para los (supuestamente omnipotentes) bancos centrales del mundo. La acción es el sacrificio de la vida a nuestros valores más elevados, con la esperanza de que nuestros objetivos se mantengan. Todos los intentos de manipular este cálculo de sacrificio necesario para el progreso sólo pueden fracasar.

Image for post
Image for post
Las compensaciones y los costos de oportunidad son inexorables en un universo compuesto de espacio tiempo y energía finitos.

Poco después de embarcarse en cualquier viaje hacia un objetivo valioso, observamos la congruencia entre nuestras intenciones y las consecuencias creadas por nuestras acciones. Mejorar la aptitud de la acción y la expectativa es la mayor esperanza de la humanidad; a medida que se produce la convergencia, el hombre obtiene una mayor libertad para probar su temple en otras formas de inadaptación dentro de una esfera de posibilidades más amplia: un principio expresado en la adaptación, la innovación y la evolución. De esta manera, el hombre se circunscribe hacia su “Estrella del Norte” dirigida por valores a través de un proceso iterativo de prueba, error y nuevo juicio — encontrando su camino adecuado a través de la experimentación y la perseverancia. A través de este proceso inherentemente no lineal e inestable, el hombre convierte la entropía en crecimiento. Paradójicamente, la humanidad sólo puede tener éxito en su avance a través de la voluntad de fracasar. El camino del guerrero (y del emprendedor) es la aceptación decidida de la muerte; la presteza para enfrentarse valientemente al caos de la naturaleza con el objetivo de convertirla en un orden bueno y útil. Conmovedora para esta paradoja del progreso es la antigua sabiduría del sabio guerrero Musashi, en uno de sus nueve principios para la vida estratégica:

Image for post
Image for post
Como GK Chesterton escribió sobre la paradoja del coraje: “Un soldado rodeado de enemigos, si quiere salir, debe combinar un fuerte deseo de vivir con un extraño descuido de morir. No debe simplemente aferrarse a la vida, porque entonces será un cobarde y no escapará. No debe esperar a la muerte, porque entonces será un suicida y no escapará. Debe buscar su vida con un espíritu de furiosa indiferencia hacia ella; debe desear la vida como el agua y, sin embargo, beber la muerte como el vino”.

Entrenando sus mentes, espíritus y personajes contra la entropía de la naturaleza, los emprendedores nos entregan todos los tesoros de erudición ganados con esfuerzo en sus exploraciones. Los emprendedores buscan el conocimiento poniendo su piel en el juego y aventurándose en los territorios inexplorados de la naturaleza en busca de formas mejores, más baratas y más rápidas de satisfacer los deseos de la sociedad. Soportar el dolor del fracaso, adaptarse a lo desconocido y vivir para contar (y vender) la historia es el camino del emprendedor. Estos buscadores de información entienden las ventajas inherentes de la caza, y las manejan inteligentemente para lograr el crecimiento. Antiestético a la ética emprendedora es el banco central, que “persigue dos conejos” de crecimiento y estabilidad, con resultados deletéreos a largo plazo. El crecimiento es un proceso puramente de mercado, y no puede ser inducido por decreto (sólo intente gritarle a su jardín “crecer más rápido”). Al tratar de anular la realidad darwiniana, la banca central sofoca la adaptabilidad empresarial, que es el aspecto más importante de la supervivencia de cualquier especie.

Image for post
Image for post

A medida que navegamos por el mundo, la adecuación de nuestros mapas de valores al progreso que observamos depende de circunstancias tanto dentro como fuera de nuestro control. Por ejemplo, si un emprendedor que dirige una empresa de tecnología con hipercrecimiento intenta interrumpir una industria arraigada, puede controlar su propia asignación de tiempo y capital con el fin de crear una solución de software que (espera) los participantes del mercado prefieran. Pero ningún emprendedor puede controlar fuerzas de mercado más amplias como las preferencias de los clientes, las regulaciones de la industria o las acciones de la competencia. De hecho, debe esforzarse valientemente incluso para “controlar” los acontecimientos dentro de su propia organización. Evidentemente, podemos ejercer cierto grado de influencia en las cosas que están fuera de nuestro control, pero en mucho menor medida de lo que podemos hacerlo con nuestro propio tiempo, atención y capital. Verdaderamente, sólo podemos (esperamos) mantener el control sobre nuestros pensamientos, actitudes y acciones mientras vivimos y aprendemos.

El conocimiento es un tesoro, y los emprendedores, guiados por la esperanza, son cazadores obstinados.

El camino de la esperanza

La esperanza, la última emoción motivadora, nos impulsa a cada uno de nosotros hacia adelante, e indica cuando nos desviamos del camino óptimo hacia nuestro destino de valores. Toda acción está orientada al futuro y por lo tanto es especulativa por naturaleza, requiriendo fe en un modelo perceptivo de un futuro desconocido. Cuando actuamos, y los resultados se desarrollan de forma coherente con nuestras intenciones, entonces experimentamos emociones positivas, y nos sentimos motivados a seguir adelante con la esperanza de experimentar más buenos sentimientos. De esta manera, el logro de los objetivos refuerza nuestros patrones de acción. Por el contrario, cuando nuestras acciones causan consecuencias divorciadas de nuestros objetivos, experimentamos emociones negativas, y estamos motivados a cambiar de rumbo con la esperanza de evitar más malos sentimientos. El fracaso nos da una pausa para reconsiderar nuestra trayectoria a través de la experiencia vivida, y los sistemas de valores que nos mapean a través de la vida. En la acción humana: el placer es nuestro predicador, y el dolor es nuestro maestro. O, para citar la letra estelar de Muse:

“Nuestras esperanzas y expectativas. Agujeros negros y revelaciones.” (“Our hopes and expec­ta­tions. Black holes and revela­tions.”)

Los valores determinan no sólo dónde centramos nuestra atención, sino también cómo filtramos nuestras percepciones. Los objetivos, por definición, son los fines valorados de los juegos que jugamos. En el Experimento de Atención Selectiva, los científicos demostraron que la atención enfocada puede cegarnos a la mayoría de los otros aspectos del ser cuando se involucra en una acción dirigida a un objetivo. Esto significa que nuestros valores no sólo nos dicen dónde mirar, sino que también determinan parcialmente lo que vemos. En cualquier situación, si te sientes desesperado o perdido, puedes ser víctima de malas circunstancias, o simplemente puedes estar ciego al camino a seguir debido a una desvalorización de los objetivos, ya que el establecimiento de objetivos en parte determina tus percepciones. La atención es dirigida y refractada a través del circuito de nuestros valores, una realidad intersubjetiva que comunicamos con la herramienta más importante de la humanidad: el dinero.

El dinero es una herramienta de expresión de valor: se utiliza para denominar los valores de intercambio del mercado (precios) y es un medio por el cual comunicamos valores interpersonales. Cuando usted decide que un bien o servicio tiene un valor suficiente en relación con su precio actual, lo compra, y el mercado responde produciendo más de lo que usted compra o haciendo que su precio aumente (o ambas cosas). A través de la compra, los valores interpersonales y los patrones de acción de los productores a los que usted compra se energizan, ya que sus acciones ayudan a lograr su objetivo de generación de ingresos. La venta, por supuesto, causa lo contrario: disminución de los precios, menos producción, o una desvitalización general de los valores y patrones de acción de los productores (o las tres cosas). De esta manera, el comercio reconfigura la relevancia de los elementos del mundo que nos rodea.

La realidad: Un reino de relevancia

La mayoría de los miembros de la civilización occidental conciben el mundo desde un punto de vista materialista, pero la realidad de la experiencia humana se entiende quizás mejor como un reino de relevancia. Aunque nuestro entorno está compuesto de materia, lo percibimos como lo que importa en las secuencias de nuestras acciones dirigidas por objetivos. Cuando presionamos el acelerador de un automóvil y éste avanza, el conocimiento de su funcionamiento interno es irrelevante para nuestro objetivo de transporte. Pero cuando el vehículo tiene un fallo mecánico, su funcionamiento interno se vuelve muy relevante, ya que ahora impide nuestro objetivo de avanzar. El objetivo de la innovación y la civilización, por lo tanto, es hacer que las operaciones críticas para la satisfacción del deseo sean menos relevantes para nuestra conciencia activa, liberando así nuestra limitada capacidad de atención para centrarnos en objetivos cada vez más valiosos. Como Alfred North Whitehead elaboró poéticamente este camino hacia la civilización:

“Es una verdad profundamente errónea que se repite en todos los libros de texto y en los discursos de personas eminentes, que debemos cultivar el hábito de pensar en lo que estamos haciendo. El caso es exactamente lo contrario. La civilización avanza ampliando el número de operaciones importantes que podemos realizar sin pensar en ellas.”

La civilización, para ser sostenible, debe estar libre al máximo de la coacción. El control sobre el principal marco de referencia económico -el dinero- significa que los bancos centrales pueden remodelar compulsivamente la relevancia de los objetos para los actores del paisaje socioeconómico. Como medio a través del cual la humanidad transmite valor, el dinero es una herramienta motivacional y perceptiva ante nuestros cinco sentidos. Cuando alguien apoya su bebida en una mesa, es una herramienta para ellos. Al mismo tiempo, esa misma mesa puede ser un obstáculo para que alguien sea pagado para saltar sobre ella. Los objetos sólo importan en el contexto de nuestras acciones dirigidas a un objetivo. Por lo tanto, un comando obligatorio sobre el dinero es el poder de (al menos en cierto modo) reconfigurar la relevancia dentro de las mentes de los seres humanos y reescribir la historia. Como Mises explica en su Magnum Opus Human Action:

“El curso de la historia está determinado por las acciones de los individuos y por los efectos de estas acciones. Las acciones están determinadas por los juicios de valor de los individuos que actúan, es decir, los fines que deseaban alcanzar, y por los medios que aplicaron para el logro de estos fines.”

Dado que la consecución del dinero es uno de los principales objetivos de la vida (los derechos de propiedad privada son un imperativo territorial), el control sobre el dinero significa que los bancos centrales tienen el poder de torcer nuestras valoraciones, percepciones y orientaciones de objetivos. El dinero monopolizado mutila nuestro sentido del significado. El acobardarse ante el control centralizado del dinero pierde toda esperanza de que la humanidad forme una civilización libre.

La desestabilización de la civilización

La libertad se considera el valor más alto de la civilización occidental, donde la soberanía individual es superior a la soberanía estatal. Los sistemas de precios, denominados en dinero, son determinantes primarios de la configuración de la relevancia en un mundo libre. La relevancia es siempre una cualidad relativa y dinámica, y en la esfera del intercambio se esculpe por los precios. Podemos pensar en los precios como herramientas de comunicación para reunir o dispersar la atención a las cosas que los mercados quieren satisfacer o a los problemas que sus participantes quieren resolver.

A medida que los precios aumentan (inflación), se presta más atención a resolver el “deseo” subyacente que cada uno representa disuadiendo la compra e incentivando la venta. En un mercado libre, esta es una función saludable, ya que los aumentos de precios indican los deseos que deben ser satisfechos. Pero cuando los aumentos de precios se imponen artificialmente por medio de la depreciación de la moneda, no reflejan los deseos reales que el mercado exige satisfacer (excepto quizás un deseo no articulado de eliminar el banco central). En un mercado no manipulado, los precios tienden a disminuir naturalmente (deflación) a medida que nos volvemos más inteligentes y mejores para satisfacer los deseos. A medida que los precios se desinflan, se libera más atención para buscar la satisfacción de deseos de mayor valor para la sociedad. De esta manera, la inflación inducida por el banco central inflama nuestros problemas socioeconómicos y desestabiliza la civilización: un resultado irónico para una institución “proveedora de estabilidad”. La deflación reduce nuestros problemas bajando los precios lejos de nuestra conciencia activa, liberándonos para centrarnos en objetivos de mayor valor, y permitiéndonos crecer más civilizados (como Whitehead dijo tan brillantemente en la cita anterior). Para exponer el argumento de forma sucinta:

“La inflación artificial de los precios es desestabilizadora. La deflación natural de los precios es civilizadora.”

La inflación es un robo obligatorio e invisible, un insidioso enemigo de la esperanza y un amplificador de los problemas socioeconómicos. Cuando la gente se siente libre y capaz de influir significativamente en el curso de sus vidas, naturalmente desarrolla mayores esperanzas para el futuro. La libertad es importante para la cohesión social sostenible y la construcción de habilidades. Al colocar la libertad en la cima de nuestra jerarquía de valores sociales — como se pretendía en la civilización occidental — generamos un entorno más propicio para la resolución cooperativa de problemas tanto a nivel individual como institucional. Toda fuerza por decreto va en contra de este principio fundamental. Un mundo más esperanzador es igual a la libertad menos la fuerza legislativa. Como Bastiat escribió en su infame tratado anti-estado La Ley:

“Intenta imaginar una regulación del trabajo impuesta por la fuerza que no sea una violación de la libertad; una transferencia de riqueza impuesta por la fuerza que no sea una violación de la propiedad. Si no puede conciliar estas contradicciones, entonces debe concluir que la ley no puede organizar el trabajo y la industria sin organizar la injusticia.”

La falta de legislación injustificada en los asuntos humanos nos deja libres para participar en las actividades que consideramos pertinentes y significativas. La libertad nos permite dar más satisfacción a la vida, y generar más riqueza a través del trabajo. Intuitivamente, un mundo en el que todos trabajan en lo que aman es mejor económicamente, culturalmente y espiritualmente. La libertad de la coacción es un ingrediente esencial de este estado ideal. Visualice vívidamente sus más altas esperanzas y sueños y estoy seguro de que encontrará la libertad como un elemento indispensable de su existencia diaria. Pero este remanente del sueño americano es diametral a la pesadilla financiera actual de nuestro mundo causada por la moneda fiat inflacionaria.

Inflación es desesperación

En el mundo de hoy, las reglas del dinero se doblan y rompen para favorecer a unos pocos cantillonarios a expensas de todos los demás. Esto tiene la consecuencia de succionar la esperanza de la sociedad, ya que no importa cuán bien los ciudadanos manejen sus asuntos personales o de negocios, son perpetuamente empujados más allá del camino del progreso hacia sus valiosos fines. En la vida, el progreso se siente mejor, y la esperanza de más nos impulsa hacia adelante. El banco central invierte la esperanza causando una persistente regresión de la civilización a través de la distorsión de la inflación de los precios.

“La inflación es probablemente el factor más importante en ese círculo vicioso en el que un tipo de acción gubernamental hace necesario un control gubernamental cada vez mayor. Por esta razón, todos aquellos que se esfuerzan por detener el avance hacia un mayor control gubernamental deben concentrar sus esfuerzos en la política monetaria.” Friedrich August von Hayek

Eliminar la inflación imparte más libertad y esperanza a la humanidad.

No importa cuán productiva se vuelva la sociedad o cuántos problemas puedan resolver sus emprendedores, los bancos centrales se roban vastas porciones de superávit económico imponiendo una “positiva inflación de los precios” mediante la falsificación de moneda a escala. Además, y de manera más devastadora, estos ingresos robados a los emprendedores se utilizan cada vez más para financiar estados policiales y guerras perpetuas en todo el mundo. El dinero deshonesto que utilizamos hoy en día es asimétrico, y todos somos víctimas del fraude más colosal de la historia. En verdad les digo, la inflación es descrita con mayor precisión como cualquiera o todos estos cinco actos malévolos:

  1. Robo
  2. Impuestos sin representación
  3. Una injusticia forzada legalmente
  4. Una violación de la ley natural (derechos innatos a la vida, la libertad y la propiedad)
  5. Un acto de depravación moral

La inflación de la oferta monetaria fiat saquea perpetuamente el superávit económico de la gente productiva, sin importar lo duro que trabajen. Siempre subiendo la escala de la inflación para superar las ganancias de productividad de la economía real deja a la gente totalmente sin esperanza. El debilitamiento de las monedas obliga a todo el mundo a luchar sus batallas económicas cuesta arriba en una pendiente cada vez más empinada: los costos siguen aumentando, las disparidades de riqueza siguen creciendo y las leyes siguen convulsionando. La inflación es tóxica para los precios verdaderos, el medio ambiente natural y la búsqueda de virtudes. Sin precios exactos, la relevancia se convierte más en una cuestión de dictado que de descubrimiento. Al desviar los derechos de propiedad privada de la gente, se rompen los incentivos para cuidar de la Tierra y sus muchas y diversas ecologías, lo que conduce a una contaminación masiva. Y como el valor se gana más fácilmente bajo un estándar de moneda fiat a través del posicionamiento político en lugar de la resolución de problemas, el engaño es recompensado, y el desarrollo de la virtud es abandonado en gran medida. La civilización moderna ha llegado tan lejos en muchos sentidos, pero la inflación sigue siendo nuestro principal ímpetu a la desesperación.

Mientras los emprendedores se embarcan en expediciones de capacitación en el mercado libre, los bancos centrales se ocupan de robarles “imprimiendo dinero como marineros borrachos”.

Cuando se llega a ver la verdad de la moneda fiat — un juego con reglas siempre cambiantes diseñadas para desfavorecer a los ya desposeídos en la jerarquía socioeconómica — se hace evidente por qué sus víctimas están constantemente despojadas de moral y de toda esperanza de un futuro más afortunado. El banco central es una tiranía económica: una burocracia de arriba hacia abajo construida sobre mentiras y robos, construida para maximizar el valor de sus accionistas a cualquier costo; es un monopolio que se enriquece a sí mismo depreciando nuestro dinero. Como la Reina Roja le dijo a Alicia en el País de las Maravillas:

“Ahora, aquí, ves, se necesita toda la carrera que puedas hacer, para mantenerte en el mismo lugar.”

Image for post
Image for post
Como Alicia descubriría más tarde sobre la Reina Roja, el banco central es en gran medida la “causa de todas las travesuras” en el mundo, y la inflación nos mantiene a todos funcionando sólo para permanecer en el mismo lugar.

Una nueva esperanza

Despojados del dinero sólido necesario para el progreso económico futuro, y sus emociones positivas asociadas, los ciudadanos que mantienen sus ahorros en moneda fiat están plagados de desesperanza. En este sentido, y en muchos sentidos, Bitcoin es una nueva esperanza para el mundo. Primero, Bitcoin restaura la independencia económica de los emprendedores dándoles una forma de almacenar la riqueza que no puede ser saqueada. La clase trabajadora tiene ahora un medio de ahorro que no les obliga a tomar riesgos innecesarios o a alargar su vida laboral en una carrera por superar la inflación. En segundo lugar, cada unidad incremental de demanda de reserva de Bitcoin es decreciente a moneda fiat, ya que para ahorrar Bitcoin hay que despojarse de su fiat. La disminución del valor de mercado del dinero deshonesto sólo puede beneficiar a la humanidad, ya que la moneda fiat es la fuente de financiación sigilosa de todos los dictadores, guerras mundiales y campos de concentración de la historia de la humanidad. Al anular la financiación inflacionaria de la militarización del gobierno, Bitcoin representa una restauración de la esperanza para la retirada de la guerra global y el (re)avance de la civilización. Finalmente, al desmantelar la institución a través de la cual los políticos se enriquecen y externalizan sus costes — el banco central — Bitcoin obliga a los gobiernos a ser más responsables de las preferencias de sus ciudadanos. En un mundo denominado Bitcoin, los ciudadanos serían tratados más como clientes del gobierno que como esclavos. El dinero honesto permite la realización de todas nuestras grandes esperanzas para la civilización.

Image for post
Image for post
El dinero honesto es la mayor esperanza para la humanidad.

Un cambio tan dramático puede parecer aterrador para las personas que son generalmente conservadoras. Aquellos que se sienten cómodos en la relativa inmovilidad de su entorno socioeconómico a menudo son reacios a “sacudir el barco” incluso cuando la inflación asegura que se está hundiendo (gradualmente y luego repentinamente). El banco central depende críticamente de una ciudadanía ignorante y pasiva para perpetrar perpetuamente su plan de saqueo de nuestros derechos de propiedad privada en beneficio de sus accionistas. Esta institución parasitaria se aprovecha del capital que los emprendedores acumulan como un amortiguador contra la incertidumbre con el fin de maximizar el valor de sus propios accionistas. Nuestra complacencia da a la entropía exteriorizada por la inflación de la moneda fiat un período de incubación para infectar nuestro tejido socioeconómico, causando así que el futuro de la civilización sea menos seguro con cada nuevo dólar producido. La inflación es una política legalmente justificada de saqueo que inyecta desarmonía en la capacidad natural humana de colaboración. Desafortunadamente, tal política es ortodoxa, como escribe Mises:

“La historia económica es un largo registro de políticas gubernamentales que fracasaron porque fueron diseñadas con un atrevido desprecio por las leyes de la economía… la economía como tal es un desafío a la vanidad de los que están en el poder.”

Incertidumbre es entropía, y el dinero es una póliza de seguro sobre la incertidumbre del futuro. Dado que el dinero puede utilizarse para comprar cualquier cosa en el mercado, es un instrumento de pura opcionalidad y la herramienta más eficaz para hacer frente a la incertidumbre. Al confiscar el dinero a través de la inflación, los bancos centrales maximizan la certidumbre (negentropía) para sus accionistas en forma de beneficios, crecimiento y dividendos, al tiempo que externalizan la incertidumbre (entropía) a la sociedad en forma de distorsiones de precios, mala asignación de capital y guerras.

Bitcoin es la verdad del dinero que interrumpe la falsedad de la banca central.

La entropía es una propiedad inerradicable de la realidad termodinámica; cuando sus desequilibrios crecen demasiado a través de redistribuciones forzadas, nuestras instituciones socioeconómicas pueden romperse. La ruptura de nuestras estructuras intersubjetivas es así la esencia de la revolución social: una disolución de las convenciones sociales, un derrumbe de nuestras veneradas instituciones, y un desafío a los valores que anteriormente nos proporcionaban nuestros rodamientos. Todas las consecuencias siniestras pero no intencionadas que surgen de los intentos equivocados de los bancos centrales de suprimir la entropía de los precios y el empleo. Afortunadamente, Bitcoin puede ayudarnos a eliminar los desequilibrios de la entropía socioeconómica forzada causada por los bancos centrales.

Image for post
Image for post
La entropía -expresada como incertidumbre, aleatoriedad y desorden- es una propiedad inerradicable de la realidad. Nuestra única esperanza de aprender de sus incesantes variaciones es a través del libre mercado, la experimentación dirigida por los emprendedores.

Para afrontar con mayor eficacia la incertidumbre a escala, los emprendedores -nuestros héroes económicos- necesitan una libertad sin trabas y un marco de referencia sólido para los valores. “Mide dos veces, corta una vez” es el mantra más importante de todo empresario efectivo. Con Bitcoin, nos alejamos de un sistema económico basado en “precios estables” y nos acercamos a uno basado en mediciones estables de valor. Imponer la estabilidad de precios y empleo, el (aparente) propósito del banco central, es ignorar la entropía, y una exacerbación de la volatilidad a largo plazo. Bitcoin está diseñado de acuerdo con las inevitables realidades entrópicas del descubrimiento de precios, el desempleo y la inestabilidad del crecimiento. Bitcoin es dinero enraizado en la termodinámica, optimizado para la estabilidad de las mediciones:

Image for post
Image for post

Si esperamos prosperar en este universo, no podemos bloquear centralmente los flujos imparables de entropía, y en su lugar debemos aprender a aprovechar esta fuerza cosmológica innata de manera descentralizada.

Enderezando la nave

El camino de la descentralización es el libre mercado: un foro de libre experimentación en el que los que resuelven problemas hacen apuestas para intentar resolver la entropía para la sociedad. La resolución de la entropía empresarial viene en forma de satisfacción de deseos e innovación. Los verdaderos emprendedores son aquellos que juegan con fuego y aprenden de sus errores, haciendo crecer el tesoro civilizacional de conocimiento en el proceso. Los emprendedores son personas que buscan convexidades de resultados positivos mientras esperan no quemarse, pero contribuyen a la iluminación de todos nosotros cuando ocasionalmente se incendian. El “tinker” es una acción antifrágil que transmuta la aleatoriedad en revelaciones. Como afirma Nassim Taleb en las primeras líneas de su obra maestra Antifragile:

“El viento apaga una vela y energiza el fuego. Lo mismo ocurre con el azar, la incertidumbre y el caos: quieres usarlos, no esconderte de ellos. Quieres ser el fuego y deseas el viento.”

Image for post
Image for post
Profundamente arraigado en el caos de la naturaleza a través de los principios de las matemáticas, la termodinámica y la autopreservación darwiniana — Bitcoin es la mayor expresión de orden jamás lograda por la humanidad.

Mi esperanza es que Bitcoin ayude a los emprendedores a recuperar su antifragilidad económica dándoles la posibilidad de almacenar sus ahorros en un dinero a prueba de saqueo, y desalentando la acumulación de deudas indebidas. Emprendedores soberanos al máximo, que resuelvan problemas, fortificados por ahorros sólidos, son nuestra mejor fuerza de lucha contra la eterna entropía. Honrémoslos como verdaderos héroes, y repudiemos a los atroces burócratas que socavan sus logros a través de la legislación innecesaria y la inflación. Dejemos que la libertad, no los legisladores, nos guíe.

Bitcoin es una innovación de libre mercado que paradójicamente impone un paradigma de libre mercado en el mundo.

Una civilización sin líderes es, por primera vez, posible con Bitcoin. Como medio para preservar la riqueza a través de cambios políticos perfeccionando nuestros derechos de propiedad privada en dinero, Bitcoin da al mundo una gran esperanza para renovar el virtuosismo. El perfeccionamiento de los derechos de propiedad privada es un prerrequisito para la correcta colocación de la libertad, el crecimiento y la responsabilidad en nuestra jerarquía social de valores. Mi esperanza es que Bitcoin ayude a la civilización a establecer permanentemente el espíritu emprendedor y la búsqueda de la virtud como sus valores más altos, como fue el caso de algunos antiguos estoicos romanos. No hay respuestas definitivas a los problemas ilimitados del mundo: nuestra única esperanza es dar poder a más y más solucionadores de problemas. El espíritu emprendedor es problemático para los problemas, y por lo tanto nuestra mayor esperanza. Con este fin, Bitcoin es un dinero construido a propósito para la responsabilidad empresarial, la aventura y el enriquecimiento (mental y financiero).

Bitcoin sufre ningún rey. Un dinero caracterizado únicamente por una finitud de suministro firmemente fijada, Bitcoin es capaz de comunicar una infinidad de valores económicos e interpersonales sin estar politizado, aportando así una armonía sin precedentes a la acción humana a través del espacio tiempo. En Bitcoin, sólo importan nuestras ideas, no nuestros egos. Aunque la navegación entrópica nunca es suave, un dinero compuesto por principios de pura justicia nos empuja a todos a ser más competentes facilitando una arena equitativa para la competencia económica y la cooperación. Quitar la superficie de ataque para los potenciales ladrones de dinero es un gran salto adelante para la potencial proliferación y moralización de la civilización. Bitcoin imparte una renovada esperanza a la humanidad mientras navegamos cada vez más profundo en los horizontes impenetrables del futuro.

La esperanza es el viento que nos arrastra a través de los interminables mares espacio-temporales. La navegación por los valores fuertes, y la búsqueda de su instanciación en nuestros caracteres como virtud, es la única manera en que podemos avanzar nosotros mismos y nuestra civilización. Visto así, Bitcoin es un campo de batalla para restaurar la libertad, la verdad y la virtud en el mundo. En esta campaña global por la libertad, nuestra estrategia es simple: guardar nuestros ahorros en el dinero más duro de la historia para reconstituir la esperanza de los miles de millones de almas afligidas de todo el mundo, y de todas las generaciones que están por nacer. Donde va nuestro dinero, nuestras mentes nos siguen naturalmente, conduciéndonos a cada uno de nosotros por caminos que encontramos excepcionalmente significativos y relevantes: esperemos que en nuestras propias actividades emprendedoras para satisfacer de forma rentable los deseos de nuestros semejantes. A través de Bitcoin, podemos redescubrir el valor de la iniciativa emprendedora libre — el principio idílico que subyace a la civilización occidental.

Ahorrar en dinero honesto quita el viento intelectual, político y filosófico de las velas del dinero deshonesto, permitiéndonos enderezar el “barco socioeconómico” de una vez por todas. En su ascenso, Bitcoin promete descapitalizar las excesivamente complejas (por diseño) autoridades monetarias, legales y fiscales que hoy en día gravitan sobre las expediciones de construcción de habilidades empresariales. Al sufragar las fricciones del libre comercio, Bitcoin da al mundo esperanza para un futuro caracterizado por la verdadera libertad.

La esperanza es el viento que nos hace avanzar. La moneda de Fiat es una falsa tempestad: una destructiva tormenta de viento que afecta trágicamente a nuestra civilización. Al ahorrar en Bitcoin levantamos nuestras velas con firmeza como empresarios que corren hacia cielos más soleados.

Bitcoin es Esperanza.

Image for post
Image for post

Gracias por leer Bicoin es Esperanza

Para seguir al autor en Twitter: https://twitter.com/Breedlove22

Si te ha gustado esto, por favor envía sats: https://tippin.me/@Breedlove22

Viaje con el autor mientras escribe su primer libro: https://bit.ly/3aWITZ5

Para seguir al traductor en Twitter: https://twitter.com/nicohughes

Si te ha gustado esto, por favor envía sats: https://tippin.me/@nicohughes

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store