Nuestra más brillante idea

Texto traducido del trabajo de Robert Breedlove: Ver Original

Las ideas deambulan por la humanidad a través de la historia. Una idea nueva y útil es una innovación, que puede beneficiar a todos por el resto del tiempo. Por lo tanto, es fundamental que construyamos estructuras socioeconómicas que favorezcan la creación de nuevas ideas: la civilización sólo puede avanzar en medio de un flujo eterno de nuevos conocimientos. El libre comercio es el medio por el cual maximizamos la ideación y su manifestación física: la creación de riqueza. Cualquier cosa que impida el comercio -como los bancos centrales- es (por definición) una idea terrible. Por el contrario, todos los aceleradores del libre comercio -como el dinero- están entre las ideas más brillantes que hemos tenido.

Image for post
Image for post

“Un montón de rocas deja de serlo cuando alguien lo contempla con la idea de una catedral en mente.” — Antoine De St-Exupery

Las ideas son el origen de todo lo que decimos, hacemos o hacemos. El propósito de cualquier economía es generar y compartir ideas útiles a través del libre comercio (para lograr lo que los economistas llaman la división del trabajo o la especialización del conocimiento). La civilización surge no por un concurso de variación sin rumbo, sino que se moldea a imagen de nuestras ideas, que expresamos a través de la acción para rehacer la faz de la Tierra. Mejores ideas, o conocimientos más agudos, equipan a la humanidad para aprovechar más inteligentemente los dones de la Tierra para satisfacer sus deseos en grados cada vez más altos en un tiempo cada vez más corto. En el espacio ideológico, la competencia es libre y feroz: sólo las ideas más útiles sobreviven a la prueba del tiempo. El conocimiento resultante codifica los patrones de acción que usamos para grabar nuestra imaginación en el mundo que nos rodea. Las ideas ganadoras son elegidas por el mercado, sólo para ser ampliamente distribuidas como riquezas materiales, mejores modales y morales, y un arte más profundo. Nuestras vidas se viven promulgando nuestras ideas. Como dijo HG Wells:

“La historia de la humanidad es, en esencia, una historia de ideas”.

O como William Durant elabora:

“La historia como un laboratorio rico en cien mil experimentos en economía, religión, literatura, ciencia y gobierno; la historia como nuestras raíces y nuestra iluminación, como el camino por el que vinimos y la única luz que puede aclarar el presente y guiarnos hacia el futuro.”

De nuestros antepasados se desprende esta herencia civilizadora de ideas afiladas a través del libre comercio y expresadas en las herramientas, técnicas y culturas que hacemos para nosotros mismos. A medida que comerciamos, nuestras ideas se vuelven mejores, dando a todo lo que decimos, hacemos o hacemos cualidades más satisfactorias. Considere cómo nuestro lenguaje ha evolucionado de los gruñidos a las enunciaciones, o cómo nuestros comportamientos han sido moldeados por la cultura, o cómo nuestras tecnologías de transporte han progresado de los vagones a los aviones. Los ingredientes sustanciales para todos los milagros modernos que nos rodean hoy en día siempre han estado disponibles, pero antes de su invención, simplemente carecíamos de las ideas necesarias para manifestarlos. Como la generación viva responsable de la ideación, nuestro objetivo debe ser forjar nuestras ideas en una forma más fina para la posteridad: un objetivo que alcanzamos a través de la innovación.

Pouring forth from our forebears is this civilizing heritage of ideas sharpened through free trade and expressed in the tools, techniques, and cultures we make for ourselves. As we trade, our ideas become better, giving everything we say, do, or make more want-satisfying qualities. Consider how our language has evolved from grunts to enunciations, or how our behaviors have been shaped by culture, or how our transportation technologies have progressed from wagons to airplanes. Substantive ingredients for all modern miracles surrounding us today have always been available, but prior to their invention, we simply lacked the ideas necessary to manifest them. As the living generation responsible for ideation, our aim must be to forge our ideas into finer form for posterity: an aim we accomplish through innovation.

Image for post
Image for post
Ideally, our civilization is the manifestation of our most useful ideas.

La innovación es simplemente una reconfiguración de las “materias primas” de la naturaleza indexándolas a nuestras estructuras de ideas más útiles. Dicho de otra manera: la creatividad es tomar elementos conocidos y reensamblarlos de acuerdo con los nuevos conocimientos. Agudizar el conocimiento para satisfacernos mejor requiere de fuegos de las colisiones y fricciones ideológicas innatas al comercio. El comercio, entonces, es la “meta-idea” de la humanidad — la idea generadora de todas nuestras mejores ideas. Meta (del griego μετά, que significa “después” o “más allá”) es un prefijo que significa más comprensivo o trascendente: el comercio es una idea sobre la mejora de las ideas. Presupone que cualquiera puede saber algo que los demás no saben, los incentiva a enseñar al resto de nosotros, y nos permite a todos capitalizar esas oportunidades de aprendizaje. El comercio nos indica si estamos mal informados en la búsqueda de un objetivo, que puede salvarnos de un daño, o ayudarnos a alcanzarlo más fácilmente. La generación de riqueza es inseparable de la ideación: cuanto más sabemos, más fácilmente satisfacemos nuestros deseos (presentes y futuros potenciales) a través de la innovación, y más riqueza obtenemos. El autor Matt Ridley capta el espíritu de esta relación entre el libre comercio y la innovación con estas palabras:

“La innovación es el hijo de la libertad y el padre de la prosperidad”.

El capitalismo de libre mercado es una idea inigualable en su generación de innovación. Ha demostrado ser el modelo económico más exitoso para la expansión del comercio, la ideación y la creación de riqueza en la contienda ideológica del siglo XX entre el capitalismo americano y el comunismo soviético. Desorientada por promesas utópicas, la Rusia soviética intentó sustituir el motivo de lucro intrínseco al capitalismo estadounidense por apelaciones a la fe y la devoción nacionalistas, envenenando así el manantial de aprendizaje engendrado por el comercio. Bajo el camuflaje moralista del comunismo (“de cada uno según su capacidad, a cada uno según sus necesidades” era el lema marxista) se perpetraron algunas de las atrocidades más horribles de la historia. Pronto en el experimento soviético, la productividad se derrumbó, y millones de personas murieron de hambre o fueron masacradas por el Estado. Cuando los gobiernos juegan a ser Dios, las civilizaciones arden en el infierno. La Rusia Soviética redescubrió lo que el sabio Aristóteles había advertido siglos antes:

“Cuando todo el mundo es dueño de todo, nadie se ocupa de nada”.

El capitalismo americano superó al comunismo soviético. El capitalismo es un sistema socioeconómico basado en los tres pilares de los derechos de propiedad privada, el imperio de la ley y el dinero honesto. Los derechos de propiedad privada representan una relación exclusiva entre los individuos y cualquier porción de la naturaleza en la que inviertan su tiempo en la remodelación; derechos que luego pueden intercambiar con personas igualmente autosoberanas. El estado de derecho es un mecanismo para resolver de forma no violenta las controversias sobre propiedad privada. El dinero honesto es la propiedad privada sin obstáculos que los procesos del mercado seleccionan naturalmente como la más comerciable. Dado que el capitalismo optimiza el comercio, apoya esta fuente generadora de nuevas ideas incentivando la cooperación económica y la competencia (pacífica). De hecho, la estabilidad de las reglas es la base de la paz: con leyes fijas y simples, los participantes del mercado se ven obligados a jugar bien el juego para ganarse la vida honestamente. Como dijo Bastiat:

“Cuando los bienes no cruzan las fronteras, los soldados lo harán”.

En un sentido elemental, el comercio es el agua que sostiene la innovación, y su flujo constante una fuente de paz. El capitalismo es el “pozo de agua” socioeconómico construido para proteger este eterno manantial ideológico de la civilización-comercio.

Image for post
Image for post
El capitalismo es un “pozo de agua” socioeconómico que protege nuestro manantial de ideas: el comercio.

“Las grandes mentes discuten ideas. Las mentes promedio discuten eventos. Las mentes pequeñas discuten sobre la gente.” -Eleanor Roosevelt

Como la última pieza del comercio, el dinero es una herramienta indispensable para la ideación. En el comercio, todo se valora en alguna proporción de todo lo demás. Por ejemplo, un coche puede valer 132 sillas, o una casa 11 coches. El dinero es el medio a través del cual calculamos más fácilmente estas relaciones de intercambio: una herramienta que simplifica el comercio al estandarizar su intermediación. Como todas las herramientas, el dinero nos permite lograr mayores resultados con menos esfuerzos, y el ahorro de tiempo que las herramientas imparten es riqueza. Específicamente, el dinero nos permite calcular, negociar y ejecutar operaciones más rápidamente. Sin dinero, sería necesario un constante recálculo de innumerables relaciones de intercambio entre los diferentes bienes económicos. Con el dinero, todas las relaciones de intercambio se comprimen en un solo número — el precio de mercado expresado en dinero. De esta manera, el dinero es un acelerador para el comercio y (su gemelo invisible) la ideación. La estandarización a un solo dinero crea economías de escala en el comercio. Tal economización es lo que impulsa al mercado a unirse en torno a una sola moneda — como vimos con el oro y (su antigua abstracción de moneda, y ahora aparición) el dólar estadounidense:

“El papel es la pobreza… Es sólo el fantasma del dinero, y no el dinero en sí mismo.” — Thomas Jefferson

Los padres fundadores de América conocían los peligros de la falsificación de dinero.

El dinero es el medio a través del cual los participantes del mercado expresan sus ideas, preferencias y valores. Los sistemas de precios son redes de telecomunicaciones económicas que se hacen eco y coordinan sin cesar la acción del mercado informando dinámicamente a todos de los oficios de los demás. Por ejemplo, cuando se compra un coche y se vende una casa, la economía responde de manera adaptable produciendo más coches y menos casas. Incluso cuando compras un capital público, estás expresando la idea de que sus flujos de caja futuros esperados valen más que su precio actual, y el mercado absorbe esta tesis cuando ejecutas la operación. El precio señala perpetuamente los incentivos principales para asegurar que los recursos se asignen de acuerdo con la composición agregada actual de las preferencias de los participantes en el mercado. Los empresarios que participan en el comercio dan lugar a precios verídicos, ya que se esfuerzan por comprar barato, vender caro y servirse mutuamente de forma rentable. Un verdadero mercado libre es un foro de intercambio libre y voluntario en el que las ideas compiten, se combinan y se transforman. Visto de esta manera, el mercado libre puede ser considerado como el último sistema informático distribuido — un nexo de conciencias impulsado por la acción humana e interconectado por los precios.

El poder de computación distribuido del mercado libre es el sistema más inteligente del mundo.

El dinero mejora la extensibilidad de nuestras mentes. El pensamiento es una expresión de racionalidad: el acto de comparar todos los factores relevantes con cualquier curso de acción. Al generar cognitivamente diferentes aspectos y avatares relevantes para cualquier situación dada, los humanos crean áreas de escenificación mental para acciones futuras. Al igual que la palabra raíz de la racionalidad — relación — el pensamiento implica el contraste de una cosa contra otra. Cuando ampliamos nuestro pensamiento al dinero, obtenemos una visión de la mente colectiva de otros participantes en el mercado a través de las señales de los precios, que son en sí mismas expresiones de racionalidad: las relaciones de intercambio denominadas en términos monetarios. Al consolidar la racionalidad de todos los actores del mercado en el precio de mercado, la ideación explota. De esta manera, los mercados libres son supercomputadoras generadoras de ideas. Por eso la innovación americana no tiene rival. La humanidad hace suyo el mundo canalizando la energía a través de las líneas del campo ideológico que se forman en su mente extendida: el mercado libre.

“La mente del hombre, una vez estirada por una nueva idea, nunca recupera sus dimensiones originales.” -Oliver Wendell Holmes

Contrariamente a la idea errónea popular, el dinero no es una creación del gobierno. El dinero es emergente, es simplemente el bien más comerciable en cualquier mercado. Mientras la gente busca satisfacer sus deseos a través del comercio, buscan constantemente cambiar sus bienes por otros más comerciables para estar más cerca de obtener el objeto o los objetos que desean. A medida que este proceso se desarrolla, un determinado bien obtiene la mayor liquidez -ya sea sal, ganado u oro-, este bien más intercambiable es (por definición) el dinero. El dinero, por lo tanto, es un resultado inexorable del libre comercio.
A medida que los mercados mundiales convergieron, se aglutinaron en torno a los metales preciosos como dinero debido a sus propiedades monetarias superiores de durabilidad, divisibilidad, portabilidad, reconocibilidad y escasez. El oro, que superaba a todos los demás metales en cuanto a escasez, se convirtió en la moneda dominante del mundo precisamente porque su oferta era la menos cambiante. Los bancos centrales eventualmente cooptaron el oro y construyeron un esquema piramidal sobre él llamado moneda fiat. Cuando los bancos centrales monopolizaron el mercado de dinero, éste se volvió poco libre. Violar el capitalismo de libre mercado, como la Rusia soviética aprendió de la manera más dura, es una muy mala idea — es contraria a la proclividad humana natural para el comercio, la ideación y la generación de riqueza. Como Marco Aurelio poetiza nuestra capacidad de colaboración:

“Nacimos para trabajar juntos como los pies, las manos y los ojos, como las dos filas de dientes, superior e inferior. Obstruirse mutuamente es antinatural”.

Es evidente que la obstrucción de la capacidad de los participantes en el mercado para expresar sus ideas a través del comercio es una ruptura de las “reglas” del capitalismo. Todas las fricciones en el libre comercio son disipadoras tanto de la innovación como de la creación de riqueza. Una verdadera sociedad capitalista necesita reglas de comercio inquebrantables, como un estado de derecho equitativo, derechos de propiedad privada inviolables y un dinero honesto imparable. En un sistema capitalista tan puro, los individuos no tendrían otra forma de crear valor para sí mismos que dar a la sociedad lo que quiere (aunque sus deseos aún no estén articulados). Pero nuestro mundo excesivamente regulado de hoy está muy lejos de este ideal.
Todas las regulaciones son limitaciones a las fuerzas del libre mercado que constriñen la ideación y su manifestación física: la creación de riqueza. La máxima expresión de la regulación legal es la monopolización, en la que toda competencia pacífica se suprime mediante la coacción o la violencia. En el mundo actual, el mercado del dinero no es un mercado libre, ya que está dominado a la fuerza por los cárteles de los bancos centrales — monopolios legales que distorsionan los precios, reducen el comercio e interrumpen la ideación. Un monopolio bancario exclusivo de propiedad estatal fue la quinta medida del Manifiesto de Marx al Partido Comunista de 1848. El verdadero capitalismo nunca ha existido, precisamente porque las reglas del dinero siempre se han torcido por los intervencionistas que persiguen su propia ganancia pecuniaria en todos los mercados conocidos por la historia. Los impedimentos legales erigidos por los gobiernos para aislar a los monopolios de los bancos centrales del dinero del capitalismo de libre mercado son múltiples. Tal artificio destruye la responsabilidad, el ingenio y la virtud.

Image for post
Image for post
Traducción: “cuantas más leyes, menos justicia”

Con reglas capitalistas inquebrantables, el “juego” de la macroeconomía impondría un principio organizador a la humanidad, animándonos a encontrar mejores formas de decir, hacer o fabricar cosas apostando en el mercado en lugar de mentir, robar o gravar. Cuando las reglas no pueden romperse, el juego es justo, y las satisfacciones de los deseos aumentan. A medida que los “jugadores” se prueban errados unos a otros en el mercado -descubriendo y vendiendo mejores medios para satisfacer los deseos- las ganancias de productividad resultantes se difunden en la sociedad a través del comercio. A través del capitalismo se cultiva un entorno propicio para el aprendizaje continuo a escala. Dicho de otro modo: cuando las ideas compiten libremente, se crea más riqueza, la mayoría de las veces en forma de mejores herramientas, servicios o conocimientos. Mises describe esta relación inextricable entre la ideación y la competencia del mercado en su obra maestra Acción Humana:

“Pero la competencia no significa que nadie pueda prosperar simplemente imitando lo que hacen otras personas. Significa la oportunidad de servir a los consumidores de una manera mejor o más barata sin verse limitado por los privilegios concedidos a aquellos cuyos intereses creados se ven perjudicados por la innovación. Lo que más necesita un recién llegado que quiere desafiar los intereses creados de las antiguas empresas establecidas es cerebro e ideas. Si su proyecto es apto para satisfacer las necesidades más urgentes de los consumidores o para suministrarlas a un precio más barato que el de sus antiguos proveedores, tendrá éxito a pesar de lo que se dice de la grandeza y el poder de las antiguas empresas”.

Para utilizar el término de Ray Dalio: los mercados libres son meritocracias de ideas: redes de comercio sin trabas que incentivan el cultivo y la infusión de las mejores ideas en la civilización. En la meta-idea está implícita la presuposición de que la innovación sólo puede ser alimentada, no legislada. Aquí, la ignorancia de los defensores del TMM que claman por “la activación del capital ocioso a través de la inflación” asoma la cabeza: el producto del robo a través de la inflación puede movilizar a la gente y al capital, pero sólo de manera poco inteligente, ya que los burócratas carecen tanto de la responsabilidad como de la potencia de computación distribuida endógena al libre mercado, y sólo hasta que esta parasitación del valor de la economía productiva lo mate. En términos económicos sencillos: los mercados libres hacen a la humanidad más productiva; los monopolios, o los mercados no libres, hacen a la humanidad menos productiva. Además, la condición de nuestra mente colectiva refleja de cerca el estado de nuestro dinero. Hoy en día sólo pensamos en dólares porque una vez fueron redimibles por oro. Los bancos centrales han secuestrado la extensibilidad monetaria de nuestras mentes (la vieja táctica del “señuelo y cambio”), y han corrompido nuestra capacidad de percibir el mundo con claridad:

Los bancos centrales perturban esta facultad perceptiva al falsificar moneda, un crimen contra la humanidad.

Las mentes libres necesitan dinero libremente seleccionado. Al adoptar un paradigma de libre mercado en la totalidad de nuestras acciones nos volvemos más libres, inteligentes y ricos. Otra forma de pensar en el libre mercado es como un sistema de detección y corrección de errores: a través de los precios, incentiva el descubrimiento y la resolución de los deseos no satisfechos (errores socioeconómicos). La inflación inducida por el banco central distorsiona este sistema de corrección de errores y hace que las insatisfacciones aumenten. Esta manipulación del mercado está (ostensiblemente) justificada por la intencionalidad autoengañosa de los banqueros centrales de “gestionar la economía”, como si algún humano hubiera gestionado con éxito algún sistema complejo sin desencadenar una cascada de consecuencias no deseadas. La convicción en la utilidad de sus conocimientos necesariamente limitados, en contraposición a los procesos de libre mercado que reviven continuamente el conocimiento, es el núcleo negro de la malevolencia de los bancos centrales. Como John Milton, autor de “El paraíso perdido”, observó brillantemente:

“El mal es la fuerza que cree que su conocimiento es completo”.

Los bancos centrales podrían arrepentirse simplemente admitiendo este gigantesco error de ideología, y dejando que el mercado libre limpie sus más de 100 años de errores. Esto sería doloroso al principio, pero sin duda en el mejor interés de la civilización a largo plazo, como un drogadicto que finalmente entra en rehabilitación. Pero la arrogancia y la codicia casi seguro que impedirán un resultado tan ideal. Para resumir el argumento: la fijación de precios en el mercado libre es un sistema de eliminación de errores, y el banco central mejora su capacidad de detección y corrección de errores; actuando como si su conocimiento de los mercados fuera completo, el banco central es la encarnación del mal, una institución de tiranía económica tan equivocada como la Rusia soviética. En la esfera ideológica, la libertad es tan creativa como la tiranía es destructiva.

“Una idea es la salvación por medio de la imaginación”. — Frank Lloyd Wright

La quintaesencia de la idea de cualquier dinero es que tanto los actuales como los futuros participantes del mercado lo acepten libremente en el comercio. La probabilidad de que un dinero sea aceptado por el conjunto más amplio posible de socios comerciales se basa en gran medida en la fiabilidad con que mantenga su escasez a lo largo del tiempo. Para maximizar esta función de reserva de valor, un dinero debe ser resistente a la apropiación indebida, ya sea por inflación, falsificación o confiscación (todas las cuales son robos). El dinero más resistente al intercambio involuntario (también conocido como robo) tiende a convertirse en el medio de intercambio voluntario más ampliamente adoptado. Dicho de otra manera: en la competencia del libre mercado gana el dinero más resistente al robo. Aquellos que eligen erróneamente un dinero menos resistente al robo son desfavorecidos por los procesos del mercado cuando su riqueza se ve comprometida por los ladrones a través de la inflación, la falsificación o la confiscación. Otra forma de decirlo: los participantes del mercado adoptan el dinero que minimiza la necesidad de confiar en los demás. Los bancos centrales siguen acaparando oro porque es dinero de confianza minimizado. Bitcoin exhibe cualidades de minimización de la confianza aún mayores, y por lo tanto es disruptivo para el oro.

Bitcoin es un renacimiento de las fuerzas del libre mercado.

El dinero es la mejor idea que hemos tenido, ya que sin él, todas las otras maravillosas ideas generadas por los mercados no existirían. Como la cosa más negociable, el dinero es la más alta instanciación de nuestra meta-idea, ofreciéndonos una desenfrenada opcionalidad en el intercambio del mercado. Como tecnología, el dinero seleccionado por el libre mercado maximiza tanto la libertad humana como la cooperación. Históricamente, el oro redujo los incentivos a la violencia, porque era una forma de riqueza más segura que los alimentos, la tierra y la mayoría de los demás bienes. De esta manera, el oro limitaba en gran medida el alcance de los bienes por los que valía la pena luchar, induciendo así una cooperación social, un comercio y una generación de riqueza sin precedentes. Esto también tiene profundas implicaciones morales: cuando el dinero es difícil de robar, la sociedad se vuelve muy trabajadora; cuando es fácil de robar, la sociedad deriva hacia la cleptocracia. Permítanme exponer el argumento en una sola frase: el oro fue la mayor herramienta que tuvimos para incentivarnos a civilizarnos.

Si el objetivo de la humanidad es construir civilizaciones, entonces nuestra idea más brillante fue el uso del oro como dinero.

El patrón oro global mejoró el comercio (nuestra meta-idea) de una manera que minimizó la confianza y estandarizó el mundo a un protocolo monetario único, maximizando así el ahorro de tiempo en el comercio y la creación de riqueza asociada (dos caras de la misma moneda). Una vez más, la creación de riqueza depende absolutamente de la ideación: el uso del oro como moneda llevó al mundo a una inigualable efusión de nuevas ideas e innovaciones, dando paso a una era conocida coloquialmente como La Edad Dorada y La Belle Époque:

Image for post
Image for post
La Belle Époque, una era de significativa innovación y creación de riqueza, también fue considerada la “bella era” de la pintura. Esta época de la civilización se construyó sobre la idea de que el oro se usara como dinero.

Una idea brillante, pero lejos de ser perfecta: como el oro es físico, sigue siendo vulnerable a los robos; y como el oro es pesado, las economías de escala relacionadas con su uso como dinero condujeron a la centralización de su custodia en las bóvedas de los bancos (ya que es más barato realizar transacciones en abstracciones de papel de oro que de oro físico). Una institución anticapitalista -el banco central- se atrincheró en torno a estas bóvedas de oro centralizadas. Estas instituciones engañosas y malvadas operan con flagrante desprecio por los principios del capitalismo: los bancos centrales están por encima de la ley, practican la confiscación perpetua de la propiedad privada a través de la inflación y venden el dinero más deshonesto de la historia. Todos los modelos de negocio de los bancos centrales dependen críticamente de las deficiencias de divisibilidad, portabilidad y reconocibilidad del oro:

  • Si el oro fuera perfectamente divisible, no habría razón para abstraerlo en papel moneda
  • Si el oro fuera perfectamente portátil, se codificaría como información y no habría necesidad de confiar en los custodios bancarios ya que la liquidación final podría realizarse a la velocidad de la luz.
  • Si el oro fuera perfectamente reconocible, no habría ningún beneficio económico del “sello público” de las monedas nacionales, ya que cualquiera podría verificar la veracidad del dinero por sí mismo instantáneamente.

De hecho, estas fallas tecnológicas del oro formaron la superficie de ataque explotada repetidamente por los bancos centrales. Afortunadamente para los ciudadanos del siglo XXI, el libre comercio -que ha sido potenciado exponencialmente por Internet y las tecnologías digitales- ha generado una idea aún más brillante que promete un final permanente a los esquemas de robo de los bancos centrales.

“Hay una cosa más fuerte que todos los ejércitos del mundo, y es una idea cuyo tiempo ha llegado.” — Víctor Hugo

América fue fundada sobre los tres pilares del capitalismo de libre mercado: derechos de propiedad privada, estado de derecho y dinero honesto. La Constitución Americana autorizó a los estados a emitir moneda de oro o plata, prohibió el impuesto sobre la renta, y prohibió la banca central nacional. Desafortunadamente, tras la exitosa implementación del banco central americano (después de dos intentos fallidos), los derechos de propiedad privada fundamentales para el capitalismo de libre mercado se volvieron vulnerables a la violación ilimitada a través de la inflación. Un ejemplo de este fracaso llegó con el “Gran robo de oro de 1933” (también conocido como Orden Ejecutiva 6102): un decreto inconstitucional y una flagrante violación de los derechos de propiedad privada. Todos los decretos gubernamentales por decreto son mentiras (incluyendo la moneda fiat), ya que la verdad nunca tiene que ser forzada. Las fuerzas del libre mercado siempre se centran en la verdad.

Bitcoin ejemplifica perfectamente las ideas sobre las que se fundó América.

Bitcoin es la síntesis ideológica del oro e Internet; ejemplifica perfectamente los tres pilares del capitalismo de libre mercado que sustentan la idea de América en una forma que no puede ser pervertida por decreto. Como su oferta monetaria no se puede cambiar, sus poseedores son inmunes a la confiscación a través de la inflación, perfeccionando así sus derechos de propiedad privada (Pilar 1). Las disputas dentro de la red de Bitcoin se resuelven de forma consensuada, y no es práctico emplear la violencia para intentar influir en este proceso, perfeccionando así el proceso de resolución no violenta de disputas que encarna el estado de derecho (Pilar 2). Al perfeccionar estos dos primeros pilares del capitalismo de libre mercado, Bitcoin es una profecía autocumplida predestinada a perfeccionar su pilar final convirtiéndose en la evolución final del dinero honesto seleccionado en el libre mercado (Pilar 3). Como la única moneda sacrosanta que existe, Bitcoin es un capitalismo purificado: una implementación permanente del “pozo de agua” socioeconómico más sólido de la historia:

Image for post
Image for post
Bitcoin es un capitalismo purificado: una elegante solución matemática a los problemas pasados del dinero.

La competencia y la colaboración son los oficios de la vida. El conservadurismo de la energía es la verdad — las organizaciones, métodos y herramientas que logran los mayores resultados con el menor esfuerzo tienden a la dominación ya que son abrazados de buena gana por los participantes del mercado cuya “piel está en el juego”. La estricta adherencia a los principios termodinámicos es la forma en que todos los sistemas naturales crecen (no hay otra forma). El dinero, la moral y las estrategias que mejor amplifican la productividad compiten en el mercado libre de ideas — la sumisión a esta verdad es la libertad. Bitcoin es un sistema que minimiza las asimetrías competitivas maximizando la responsabilidad, y por tanto incentiva el juego limpio y la eliminación de errores en el mercado. Modelado sobre las reglas inquebrantables del universo-termodinámica- Bitcoin es más conocido por su meteórico patrón de crecimiento:

Image for post
Image for post
Adherence to thermodynamic principles has made Bitcoin the most explosive money in history.

Somos lo que construimos, y construimos lo que somos. La idea y la creación de riqueza son meras expresiones del impulso central de la vida: el crecimiento. Sin niveles adecuados de intercambio, el crecimiento de los organismos y las economías se deteriora. En este punto, la naturaleza es despiadadamente clara: cuando terminas de cambiar, estás acabado. A medida que envejecemos, experimentamos una disminución del flujo sanguíneo, lo que presagia un colapso del cuerpo y la mente. El ejercicio físico puede proporcionar cierta protección al aumentar nuestro intercambio metabólico de oxígeno, agua y nutrientes, manteniéndonos así más inteligentes, saludables y energéticos a medida que envejecemos. Como William Durant describe elocuentemente este declive hacia la senescencia:

“Es una involución fisiológica y psicológica. Es un endurecimiento de las arterias y de las categorías, una detención del pensamiento y de la sangre; un hombre es tan viejo como sus arterias, y tan joven como sus ideas.”

Lo que es cierto para el microcosmos de cada participante en el mercado es cierto para el macrocosmos del mercado mundial: impedir el libre comercio restringe el “flujo sanguíneo” ideológico y hace que el “superorganismo socioeconómico” (también conocido como la humanidad) sea más vulnerable a las enfermedades y la muerte. Los componentes de mente cerrada conjuran una acumulación de inadecuación a la realidad para el colectivo. La creación de bloqueos al comercio a través de la regulación y la confiscación -el propósito implícito de la banca central- es canceroso para el paradigma del libre mercado que vigoriza nuestra vitalidad económica, la moral social y el avance de la civilización.
Todos los individuos buscan alcanzar la libertad, los bienes y el poder por sí mismos. Los gobiernos son simplemente una multiplicación de nosotros mismos y de nuestros deseos, sin gobierno externo, y armados con armas de destrucción masiva. Ninguna cantidad de lágrimas puede lavar los derramamientos de sangre de la guerra, sólo la practicidad, debidamente implementada, puede prevalecer. En ausencia de una batalla para luchar, ya sea moral o física, la gente se debilita. La formación de ejércitos contra un enemigo da a la gente una causa para la unidad. Quizás Bitcoin sirva como una alternativa moral a la guerra, una fuerza pacífica y disciplinaria para la humanidad. El pragmático americano William James creía que un “equivalente moral” de la guerra era necesario para acabar con sus horrores:

“Hasta ahora la guerra ha sido la única fuerza que puede disciplinar a toda una comunidad, y hasta que se organice una disciplina equivalente, creo que la guerra debe tener su forma”.

Si esto resulta cierto, Bitcoin se convertiría en un nuevo modo de organización para la civilización: como una religión nacida de la ciencia económica e informática; una tradición de sabiduría que desafía y destruye las máquinas de guerra e ideologías del banco central. La guerra es el Darwinismo escrito geopolíticamente, y sus atrocidades serán interminables hasta que todas las naciones acuerden, o sean forzadas, a ceder su soberanía auto-arrollada a una autoridad más alta — un “superestado” que esconde la soberanía individual como su mantra axiomática. Bitcoin, un servicio público que facilita los flujos comerciales de la propiedad privada, es el puente entre la utopía comunista y el pragmatismo capitalista, y podría crecer hasta convertirse en el superestado al que todas las naciones se arrodillen. Tal vez esta última usurpación de la nación comenzó con el Bloque del Génesis en el primer día, o tal vez todavía está por suceder algún día. Por ahora, sólo podemos decir: Bitcoin es dinero.

El dinero es la última pieza del comercio, y el comercio es la meta-idea de la humanidad. Lo que sea que gane como dinero en el mercado libre es una idea brillantemente formulada y civilizadora. El capitalismo es el sistema socioeconómico que optimiza la expansión del alcance del comercio respetando los principios del libre mercado, el primero de los cuales es la soberanía individual. Bitcoin, un dinero honesto que ofrece a sus titulares derechos de propiedad privada inviolables y un estado de derecho perfeccionado, es la innovación principal del capitalismo. Es como si todo el comercio a lo largo de la historia nos llevara a la aparición de esta idea: un dinero imparable, incorruptible y altamente accesible. Al igual que las ideas, Bitcoin exhibe no corporalidad, viralidad y antifragilidad, puede moverse a la velocidad de la luz y almacenarse en la mente. En virtud de su resistencia al robo y su arraigo en la termodinámica del trabajo, Bitcoin nos introduce en un mundo de libertad incalculable, moralidad elevada y productividad mejorada. Bitcoin nos da la libertad de: comerciar sin la interferencia del banco central, almacenar nuestra riqueza en un lugar resistente a la incautación, y abrazar la verdad en un mundo que se ahoga en el engaño.

Consideradas en combinación, estas ideas hacen de Bitcoin la idea más brillante de la humanidad hasta ahora, una base salvadora sobre la que podemos construir una civilización futura caracterizada por más ingenio, moralidad y prosperidad.

“Salvación: ver cada cosa por lo que es — su naturaleza y su propósito. Hacer sólo lo que es correcto, decir sólo lo que es verdad, sin contenerse. ¿Qué otra cosa podría ser sino vivir la vida plenamente — pagar la bondad como los anillos de una cadena, sin el más mínimo hueco?” — Marco Aurelio

Gracias por leer Nuestra más brillante idea

Para seguir al autor en Twitter: https://twitter.com/Breedlove22

Si te ha gustado esto, por favor envía sats: https://tippin.me/@Breedlove22

Viaje con el autor mientras escribe su primer libro: https://bit.ly/3aWITZ5

Para seguir al traductor en Twitter: https://twitter.com/nicohughes

Si te ha gustado esto, por favor envía sats: https://tippin.me/@nicohughes

Gracias por la retroalimentación durante el proceso de escritura: Jimmy Song Brandon Quittem @Greg Z Zach_of_Earth

Mi más sincera gratitud a estas increíbles mentes:

@real_vijay, Saifedean Ammous, Brandon Quittem, Dan Held, Naval Ravikant, @NickSzabo4, Nic Carter, @MartyBent, Pierre Rochard, Anthony Pompliano, Chris Burniske, @MarkYusko, @CaitlinLong_, Nik Bhatia, Nassim Nicholas Taleb, Stephan Livera, Peter McCormack, Gigi, Hasu, @MustStopMurad, Misir Mahmudov, Mises Institute, John Vallis, @FriarHass, Conner Brown, Ben Prentice, Aleksandar Svetski, Cryptoconomy, Citizen Bitcoin, Keyvan Davani, @RaoulGMI, @DTAPCAP, Parker Lewis, @Rhythmtrader, Russell Okung, @sthenc, Nathaniel Whittemore, @ck_SNARKs, Trevor Noren, Cory Klippsten, Knut Svanholm @relevantpeterschiff, Preston Pysh, @bezantdenier

Fuentes:

a. https://www.grunge.com/91938/ideas-changed-course-humanity/

b. Rational Optimist by Matt Ridley

c. Meditations by Marcus Aurelius

d. Fallen Leaves: Last Words on Life, Love, War, and God by Will Durant

e. Manifesto to the Communist Party by Karl Marx

f. https://oll.libertyfund.org/pages/did-bastiat-say-when-goods-don-t-cross-borders-soldiers-will

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store