¿Por qué Bitcoin es una protesta silenciosa contra los gobiernos corruptos en todas partes?

Traducción de texto de @tatianakoffman

Estados Unidos está atravesando una transición histórica. El movimiento #BlackLivesMatter ha provocado protestas en más de 145 ciudades de todo el mundo. Jóvenes y ancianos de todas las razas, géneros y nacionalidades han salido a la calle en las últimas dos semanas para alzar juntos sus voces contra la injusticia, la brutalidad policial y la discriminación sistémica.

A medida que las protestas pacíficas se deterioraban hasta convertirse en disturbios, se hizo evidente que la gente no sólo estaba molesta por el racismo, sino que estaba harta del abuso de autoridad que ha impregnado la sociedad moderna. Los cierres obligatorios, la falta de atención médica adecuada o accesible, un sistema financiero que ha gastado miles de millones de dólares en rescates comerciales, la creciente división de la riqueza… todos estos problemas que han prevalecido recientemente son sólo la punta del iceberg.

Una comunidad anti-autoritaria se levantó en solidaridad y tweeteó: “Bitcoin es una protesta pacífica”.

Para los novatos: Bitcoin es un almacén de valor no soberano, de capital duro, global, inmutable, descentralizado y completamente digital, mantenido por muchos como una póliza de seguro contra la irresponsabilidad de los bancos centrales a nivel mundial. (Crédito a Travis Kling por esta concisa definición).

Desde la creación de Bitcoin hace 11 años, un número creciente de personas han elegido abandonar el sistema financiero tradicional, la fuente central de poder de nuestros gobiernos. Se están volcando hacia un nuevo sistema monetario: uno que no está controlado por una sola autoridad, sino que está descentralizado y dirigido por una red de ordenadores. Como un niño nacido en la Unión Soviética, habiendo sido testigo de la caída de un gobierno, la hiperinflación y una corrida en los bancos, todo ello antes de los diez años, Bitcoin también despertó mi interés.

Bitcoin nació como un movimiento del pueblo para el pueblo. Y así, quería dar a la comunidad que apoya este movimiento una oportunidad de ser escuchada — obteniendo las ideas clave de este artículo a través de Twitter.

Bitcoin es una protesta contra la corrupción.

Naval Ravikant, fundador de Angelist una vez tuiteó: “Bitcoin es una herramienta para liberar a la humanidad de oligarcas y tiranos, disfrazado de un esquema para hacerse rico rápidamente”.

Con esta perspectiva en mente, no es sorprendente que Bitcoin tenga una tasa de adopción mucho más alta en países que tienen una historia de opresión gubernamental — Alemania, China, Venezuela — y una tasa de adopción más baja en los Estados Unidos. Los americanos son mucho más propensos a tener fe en su dólar americano que en una nueva cripto-moneda.

Una historia fue compartida conmigo anónimamente por un ingeniero de software ucraniano, llamémosle Greg. En 2014, lo que comenzó como una protesta pacífica en Ucrania se convirtió rápidamente en una guerra civil, acribillando al país con violencia y disturbios. Como era de esperar, debido a la inestabilidad política, la moneda local se devaluó en un 70%. Greg perdió su trabajo y buscaba una forma de escapar de la rebelión.

“No quedaba nada para mí allí, estaba rodeado de muerte y destrucción. Empecé a planear un escape.”

Los aeropuertos y las carreteras estaban vigilados por soldados para evitar que la gente huyera, aunque se permitían las visitas temporales a la familia en coche. Era bien sabido que muchos de los funcionarios encargados de vigilar las fronteras eran corruptos y confiscaban dinero y objetos de valor en los puestos de control. Así que Greg, habiendo guardado la mayor parte de sus ahorros en dólares, decidió cambiarlos todos por Bitcoin. Memorizó las 12 palabras de su frase semilla como si “su vida dependía de ello” y corrió, con nada más que una pequeña mochila encima, logrando escapar con toda su riqueza intacta.

[Para cualquiera que sea nuevo en Bitcoin, se puede acceder a una billetera de Bitcoin desde cualquier lugar de Internet siempre que conozca su frase semilla.]

Hay innumerables historias como la de Greg. Historias de gente que huye de la persecución en Europa del Este, Sudamérica y África, usando Bitcoin como un medio para llevar el valor con ellos. Para muchos, Bitcoin es lo que les salvó su riqueza y, por extensión, su vida.

Los escépticos a menudo usan el argumento de que Bitcoin “no está respaldado por nada”. Pero esta es una visión norteamericana inherentemente privilegiada. Bitcoin está respaldado por una demanda de libertad financiera, de un activo fuera del control de los gobiernos, y que no puede ser confiscado fácilmente.

Estados Unidos no es inmune a una revolución financiera.

Estados Unidos es único en el sentido de que no ha experimentado una gran agitación económica además de la Gran Depresión y la última crisis financiera de 2008, lo que ha creado una confianza en el sistema. Pero la moneda fiat de América tiene sólo unos 50 años, desde que Nixon abolió el patrón oro en 1971, un experimento relativamente no probado. El Fiat ya ha fracasado en otros estados nacionales como Venezuela y Zimbabwe.

Bitcoin nació de la protesta contra el sistema financiero en 2008. Contra el estímulo monetario en particular. El primer bloque de Bitcoin es famoso por dar un guiño a este sentimiento antiautoritario citando un titular del UK Times en el código:

“The Times 03/ene/2009 Canciller al borde de un segundo rescate para los bancos”.

La historia nos ha demostrado que una repentina afluencia de dinero “nuevo” sin el correspondiente crecimiento económico lleva a la inflación: un aumento de los precios unido a una caída del poder adquisitivo de esa moneda. Esto se considera un impuesto oculto a los ciudadanos — los precios suben, pero los salarios permanecen iguales.

Existe un sentimiento prevaleciente de que la élite que controla el gobierno, el sistema financiero y los bancos y corporaciones privadas, se involucran en la impresión de fondos en un esfuerzo por apuntalar las prácticas comerciales ineficientes e inherentemente corruptas de la América corporativa — todo a expensas de los ciudadanos comunes.

Bitcoin es una moneda que es, por diseño, completamente independiente de cualquier gobierno y su sistema financiero establecido. Bitcoin despoja a los gobiernos de su poder para crear más dinero. Tiene un suministro de capital duro de 21 millones de unidades, lo que le da un mecanismo anti-inflacionario incorporado y protege a los poseedores de Bitcoin de los riesgos de las políticas monetarias implementadas por los bancos centrales.

Un mundo global quiere una moneda global.

Charles de Gaulle, uno de los ex presidentes de Francia, se dirigió a la nación en 1965, diciendo: “Consideramos necesario que el comercio internacional se establezca como antes de las grandes tragedias del mundo, sobre una base monetaria indiscutible y que no lleve la marca de ningún país en particular”.

No hace mucho tiempo, la gran mayoría del comercio mundial estaba ligado al oro. El oro no tiene ideología y ha mantenido un valor estable en relación con los bienes y servicios durante miles de años.

A medida que el mundo se fue interconectando, los gobiernos eligieron crear sus propias monedas para establecer un poder relativo frente a otras naciones estado en las negociaciones comerciales. Hoy en día, esto se está convirtiendo rápidamente en un concepto anticuado. Somos parte de un imperio global, con un creciente desprecio por las opiniones nacionalistas y las fronteras de los estados individuales. Está liderado por una élite multiétnica, unida por una cultura cosmopolita común. Lo más importante es que la mayoría de esta nueva generación no acepta a los EE.UU. como su líder ni al dólar como su moneda.

Los expertos han previsto desde hace tiempo el surgimiento de otro sistema financiero revolucionario.

El economista Friedrich Hayek, ganador del premio Nobel, fue citado en 1984: “No creo que volvamos a tener un buen dinero antes de que le quitemos la cosa de las manos al gobierno, es decir, no podemos quitársela violentamente: todo lo que podemos hacer es, de alguna manera indirecta, introducir algo que no puedan detener”.

Mientras tanto, el economista Milton Friedman fue citado en una entrevista en 1999, diciendo: “Creo que Internet va a ser una de las principales fuerzas para reducir el papel del gobierno. Lo que falta, pero que pronto se desarrollará, es un dinero electrónico fiable, un método por el cual en Internet se pueden transferir fondos de A a B sin que A conozca a B o B conozca a A”.

Todas estas predicciones se hicieron realidad con la creación de Bitcoin.

Bitcoin permite la separación del dinero y el estado.

¿Cuál es el papel del gobierno? Está ahí para hacer cumplir un contrato social que todos nosotros entramos por el simple hecho de haber nacido y crecido bajo su jurisdicción. Está ahí para crear orden y proporcionar servicios básicos como carreteras, escuelas y hospitales. Si el gobierno fuera una corporación a la que pagamos para que proporcione estos servicios, no habría razón para que ellos también tengan control sobre nuestra cuenta bancaria.

Muchos argumentan que el dinero no debe ser politizado. La riqueza por la que trabajas tan duro para crear debe estar intacta, independientemente de las decisiones de tu gobierno, ya sea para iniciar una guerra, emitir un rescate o hacer un mal acuerdo comercial. El dinero respaldado sólo por la autoridad de los gobiernos pone en peligro su valor. De hecho, toda la tesis detrás de la industria de inversión tradicional es prevenir la erosión del valor a través de la inflación.

Bitcoin crea responsabilidad. Un suministro de dinero ligado a Bitcoin mostraría inherentemente una cuenta transparente de qué fondos fueron a la guerra y a la policía, frente a la educación, la sanidad y otras necesidades del ciudadano común.

Y así, Bitcoin nos permite la oportunidad de salir del sistema actual — todo sin levantar un arma o levantar la voz. Una protesta silenciosa, pero efectiva.

Piensa en ello como si jugaras al monopolio con tus amigos. Una vez que te das cuenta de que el banco está corrupto, todos los jugadores podrían simplemente acordar crear una nueva forma de dinero. No hay necesidad de quemar casas u hoteles. Podemos seguir jugando y quitarle el poder del dinero al codicioso banquero — y así, le quitamos el arma más autoritaria que tienen.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store